formula 1, formula unoMuy poco he hablado por aquí de Fórmula 1 y es fundamentalmente porque no me importa absolutamente nada ese espectáculo. Es un deporte que si está en televisión y no hay absolutamente nada más interesante, pues bueno, lo dejo, pero es tan surrealista, tan falso, tan… hype, que no aporta absolutamente nada, y tanto rollo de glamour, de exclusividad, de elitismo… de derroche… no me gusta absolutamente nada. Lo último ha sido ver cómo siguen produciéndose órdenes de equipo para que uno adelante a otro, para que uno gane a otro y esté todo preparado… menuda milonga, por favor. Sinceramente creo que si Fernando Alonso no estuviera en Ferrari poco o muy poco se hablaría aquí de un deporte en el que el que empieza primero la carrera generalmente la acaba primero porque no se puede adelantar, y en el que las estrategias están en el que echa la gasolina. Es una competición de ingenieros y de pilotos que claro que sí, tienen dos pelotas bien grandes para recorrer a 300 kilómetros por hora un circuito. Pero me aburre soberanamente, y encima, parece que la competición se adultera con órdenes de… ahora ganas tu, ahora le dejas adelantar al otro. Menuda patata.