albondigas, albondigas caseras, receta

Y llegó el día en que pude hacer las jodidas albóndigas. Al principio me parecía un mundo, y si crees ser un negado para la cocina como yo, no te preocupes, te puedo guiar y ayudarte a hacer uno de los platos preferidos de mucha gente. Albóndigas 24 horas.

Si quieres saber como hacerlas… vamos a ello.

Ingredientes

Diferenciaremos entre las albóndigas y la salsa. Las albóndigas que ves son de ternera, pero puedes elegir otras opciones, como el pollo o el cerdo.

Albóndigas
1 kilo de carne de ternera, pollo o cerdo
2 dientes de ajo
1 huevo
Perejil
Pan rallado
Aceite de oliva
Sal

Salsa
Cebolla
Laurel
Vino blanco
Agua
Harina

Para empezar, cogemos un plato grande y profundo y batimos el huevo. Lo ideal es batirlo con los dientes de ajo picados y y el perejil, así todo va cogiendo sabor. El perejil fresco, no seas cutre. Una vez que hemos terminado, echamos la carne, y un par de cucharadas soperas rasas de pan rallado. La finalidad del pan rallado es que la carne se pueda convertir en albóndigas, en caso contrario no hay manera. Mezclamos bien todo, con las manos si las tienes limpias, y le echamos sal, al gusto, depende de cómo te guste.

Tenemos ya por tanto la carne de las albóndigas crudas. Ahora hay que pasarlas por harina antes de freirlas, así que vamos haciendo bolas y dándoles un revolcón en la harina y poniéndolas en un plato. Allí harán cola para ir pasando por la sartén para freirlas. Cogemos una olla o sartén de estas profundas grandes, que no sé cómo se llaman, y las vamos friendo en abundante aceite de oliva con un ajo. Las freímos sin pasarnos, pero que se hagan. Tu lo irás viendo, lo ideal es que ninguna se quede cruda por dentro.

Apartamos todas las albóndigas en un plato con papel de cocina, y que vayan chupando el aceite. Se quedan secas, preparadas para recibir la gran salsa que vamos a preparar. En el aceite que las hemos frito, vamos a echar unas hojas de laurel y una cebolla entera. Cuando esté pochada le echamos harina. ¿Cuánta harina? Un par de cucharadas, por ejemplo, eso depende de cómo de espesita te guste la salsa. Movemos todo bien, la harina se dora, la salsa cada vez tiene mejor pinta… y es entonces cuando echamos un vaso de vino y un vaso de agua. Wow. Removemos, la salsa se va haciendo, si quieres vas corrigiendo con harina si te ha quedado muy líquida, y echamos sal a la salsa. Pasados unos minutos incorporamos las albóndigas, y listo, dejamos albóndigas y salsa juntos durante media hora, removiendo de vez en cuando para asegurarnos que se impregnan bien de todos los jodidos sabores.

Al cabo de media hora, el resultado es el que ves arriba. Dependiendo del tamaño que las hagas, te saldrán más o menos. A mí me han salido veinte albóndigas con ese tamaño, para que te hagas una idea. Para acompañarlas, lo que prefieras, patatas fritas, arroz… lo que sea. Que aproveche.