san fernando, feria del carmen y de la sal

Sinceramente creo que hablo de muchas cosas en las páginas que tengo pero todavía no tengo ninguna hecha enteramente a mi ciudad, San Fernando. Empecé una… pero está abandonado ese proyecto sin fecha de retomarlo, aunque espero que sea más pronto que tarde. Aquí en el blog hay una etiqueta de San Fernando, así como en otra página personal donde hablo del turismo de la ciudad. El motivo de esto seguramente sea el trato que dan los políticos que gobiernan la a tierra donde he nacido, que la están dejando hecha una auténtica basura con escándalos de todo tipo. Esperemos que más pronto que tarde se confirme el cambio que la mayoría deseamos y la ciudad tome el rumbo que nunca debió abandonar.

Pero la cosa es que hoy venía a contaros que empieza la Feria del Carmen y de la Sal, nuestra feria, que dura cinco días y que hace que nos veamos gente que hacía mil años que no nos veíamos. Se hace un botellón enorme, de 25.000 personas entre semana y más de 50.000 el fin de semana, y las casetas se llenan de gente que va morena y con ropa de estreno intentando ver y ser vistos. Es un ambiente genial, aunque siempre, como en todos lados, hay algún tonto que intenta liarla.

Me he acordado estos días cuando mi madre, hace bastantes años, cuando tenía poco más de 18, me daba 10 euros y volvía oliendo a alcohol desde la calle según decía ella. Yo creo que exageraba. Al día siguiente me levantaba resucitado y la fiesta seguía. Ahora, con unos cuantos años más encima… algunas cosas han cambiado… uno intenta cuidarse algo más y pasárselo si es posible, mejor. Lo que no cambia es que esta noche cuando me acerque, volveré a sentirme como el primer día que fui a la feria en mi vida. Aunque las hay mejores, esta es la mía, la de mis amigos, y eso la hace jodidamente insuperable.