Carallo… que casi pierdo hoy las llaves del coche. En la playa, se me cayeron y cuando volví a buscarlas al cabo de una hora… había una pareja con un perro como Valdano que me las dieron. Casi me los traigo a casa a probar mis lentejas, qué alivio. Fray Leopoldo siempre está ahí.