Sólo puede haber algo peor que ver a Luis Roldán libre tras robar 10 millones de euros al Estado. Y es verlo diciendo que no tiene dinero, que vive de la caridad de otro implicado que le da 600 euros al mes. Quizás habla de Francisco Paesa, otro elemento. Cuando ves a alguien como ellos o a Julián Muñoz uno se acuerda de la mítica frase. “Uno nunca se hace rico trabajando“. ¿Cómo te convenzo de que debes ir a trabajar y no a robar un banco?