Oh la la. El batacazo del Real Madrid ante el Olympique de Lyon me ha dejado una gran cara de tonto. Más de la que tengo habitualmente. No termino de entender qué pasó, pero pasó. Estamos out, como diría Kenny Powers, fucking out. Y todavía puede ser peor. En fin.