Aceptando que el deporte es una medicina en estos tiempos de crisis, teniendo en cuenta lo que estamos sufriendo con el Real Madrid… me parece a mí que está siendo peor el remedio que la enfermedad. Ayer con el Olympique de Lyon y hoy en baloncesto otro tremendo batacazo ante el Maccabi Tel Aviv que me ha vuelto a dejar mudo y tonto sentado en el sofá. Vaya tela.