croquetas

Que yo haga croquetas es otro sueño hecho realidad. Y lo mejor es que están muy buenas, de verdad, intento no mentir y menos en un blog, sería muy patético por mi parte. Debo reconocer que ésta es la segunda tanda de croquetas que hago, a la primera no le dio tiempo de sacarle una foto porque me las comí rápido… pero ahora las estoy administrando mejor y yo creo que para la próxima ya iré congelando.

Ingredientes

8 cucharadas soperas de harina de trigo
1 litro de leche
1 cebolla
Taquitos de jamón muuuuy chiquititos
Nuez moscada
Aceite de oliva

Me lo explicaron la receta de las croquetas de una manera muy sencilla, y yo te la voy a explicar igual. En una sartén pones aceite y echas la cebolla aún con el aceite en frío. Lo pones a fuego medio, que se vay haciendo lentamente y no se queme. Cuando ya veas que la cebolla está dorada le añades los taquitos de jamón, y también dejas varios minutos que se hagan. Es entonces cuando entra en juego la harina, echamos 8 cucharadas soperas bien cargadas… y se forma una bola enorme en la sartén, pero vamos removiendo como podemos, se formará una masa muy rara que va cogiendo color dorado… pues bien, a los dos minutos de haber echado la harina empezamos a echar leche, aproximadamente un litro. Echamos poco a poco y vamos removiendo, veréis que se forma una masa tremenda… poco a poco, sin parar de remover… hasta que llega un momento, cuando lleváis casi el litro entero echado… que la masa no se pega a la sartén y ya es masa de croqueta. Un poquito antes de eso le echáis nuez moscada, al gusto, le da un sabor muy interesante. Sólo entonces, cuando la masa no se pega a la sartén es cuando la podemos retirar a un plato y taparla… para posteriormente, cuando ya esté fría pasarla por huevo y pan rallado… y freírlas. Olé.

Como curiosidad, con las cantidades que os he dado salen aproximadamente el doble de croquetas que véis en la foto. El resto ya me las comí…