crema zanahorias

Ayer puedo decir tranquilamente que cumplí uno de mis sueños. Ayer hice mi jodida primera crema de zanahorias y la cené ayer y la comí hoy de nuevo. Aún así sigue quedando y está buenísima. Llevaba mucho tiempo con ganas de hacerlo, pero entre una cosa y otra, no me ponía. Tras las explicaciones de familiares y alguna amiga experta en cocina, puedo decir que no me ha resultado complicado. Habrá gente que a toda esta romántica historia le quite el mérito y diga “vaaaaa… con lo fácil que es, es una tontería”, pero bueno, hay gente pa tó.

Pelé un kilo de zanahorias, media cebolla, dos patatas grandes, lo corté todo bien, lo eché en una olla y le eché agua hasta cubrirlo. Lo puse a cocer, con un puntito de sal y aceite de oliva. Al cabo del rato todo estaba tierno y ya olía para morirse. Fue entonces cuando eché dos quesitos y lo batí todo. El resto… ya lo sabéis, está en el plato.

Que viva la crema de zanahorias, y mi despertar como cocinero.