gran hermano 11, arturo, expulsión La audiencia ha decidido que… y me eché las manos a la cabeza. Me cubrí la cara con la sudadera del chándal y vi enloquecer a un patético Gerardo alegrándose del mal ajeno desde Italia. Era lo peor que podía suceder, lo que los devotos de Arturo no queríamos que pasara ni en pintura.

No sé qué ha sido peor, si la propia expulsión o la gala. El comportamiento de Mercedes Milá me ha decepcionado por completo y en cambio Arturo, tan hombre de cromagnon que dicen que es, ha vuelto a demostrar que es un toro miura al que se le ve venir, y así quiero yo a la gente. No quiero actores como Gerardo y como Ángel, que han tenido que recurrir al confesionario y a hablar con la audiencia rajando de cada fallo de Arturo para agarrarse como fuera a esa casa.

Creo que Arturo se llevará bien con Nagore fuera de la casa, incluso con Juan, que ha tenido un bonito detalle en la gala reconociendo que lo hicieron muy mal con los rollos de los pactos. Arturo sabrá elegir y pronto le pondrán al día. Me da mucha pena que el programa haya acabado para mí un 7 de enero, pero, perdónenme, a no ser que gane Tatiana ese programa para mí no tiene ningún sentido. No soporto a Ángel, no soporto a Gerardo, Pilarita ni fú ni fá y Saray… se ha pasado al bando oscurísimo enamorándose de alguien que quería hace dos semanas acostarse con Carol y que le ha tirado los trastos a Tatiana. Infumable.

Y aquí sigo, desvelado, pensando que voy a echar mucho de menos a Don Arturo Requejo, un hombre con el que me ha hartado de reir, un hombre con el que me gustaría pegarme una fiesta y darle las gracias por estos cuatro meses en los que ha sido el líder indiscutible de esa casa. Ahora, a excepción de Tatiana, que me ha demostrado que es una crack, el resto de la gente que se queda dentro… podría empalmar con Fama o algún reality de cómo ser falso y no morir en el intento.

Gentuza.

Crónica de una muerte anunciada

4 de enero. Telecinco vuelve a joder a Arturo, y van…
4 de diciembre. Telecinco no consigue echar a Arturo… todavía
2 de noviembre. Merces Milá inicia la campaña contra Arturo