gran hermano

Debo reconocer que tras cuatro meses, estoy más enganchado que nunca a Gran Hermano, pero seguramente porque está Arturo en la casa, ya os lo dije hace unos días. Sin él en la casa pocas motivaciones tengo de ver un programa que lamentable está dirigido para joderle, joderle y si pueden, joderle. En la publicidad el programa que dirige Mercedes Milá también podría poner anuncios subliminales para que lo expulsasen ¿no os parece?

Gran Hermano 11 se basa en Arturo, quieran o no. Es el concursante más explosivo, original, diferente y sincero que jamás ha pisado ese programa. Es el que más personalidad tiene, y lamentablemente la dirección del programa basa las galas sistemáticamente en joderle, dando cancha a personajes como Indhira y dando cancha a personajes como Gerardo y Ángel, que son lo más insípido que me he echado a la cara.

Dicen esos dos personajes, Gerardo y Ángel, que si Arturo ganara Gran Hermano qué imagen iba a dar España. Yo me pregunto que si ganan cualquiera de los dos qué premia España, ¿ser falso, ser un actor, decir las cosas a las espaldas, esperar los fallos de los demás para hacer sangre? Ellos dos me dan asco y con la dirección del programa enviando a Gerardo a Italia se les ha visto el plumero, como cada vez que Mercedes Milá ha recalcado al injustamente expulsado Siscu “¿Has aprendido algo de Gerardo, verdad?

Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe, y lamentablemente debo evitar cogerme estos calentones y aceptar cuanto antes que tanta mierda que echan sobre Arturo tendrá como consecuencia su pronta expulsión. No more talk.