Me es difícil encontrar una mejor manera de despedir el 2009 que rindiendo visita al que me inspira y me cuida día sí y día también. Fray Leopoldo inside.