Crack, crack y crack. No me voy a cansar de repetírtelo porque sólo recomiendo lo que sé que merece la pena. Si aún no ves Californication estás perdiendo el tiempo… de verdad de la buena.