tiempo

Tenía razón hace unas semanas cuando os pedí una pausa para centrarme en las labores más estrictamente profesionales y dejar el blog personal para cuando tuviera más tiempo. Como la vida puede darte una sorpresa cuando menos te lo esperas… os ha caído un castigo en forma de aguantarme… hasta que queráis. Creo que la vida no está para perder ni un minuto… y a veces tienen que pasar cosas no agradables para darte cuenta que estar vivo de por sí es un milagro.

Horas, harto de la gente
The best is yet to come, porque a todos nos gusta estar de vacaciones…
Reborn, o cómo no sobreviví al Marqués de Murrieta
00.14, harto del día

Podéis ir haciendo cuerpo con una selección de lo que más me gusta de lo que aquí he escrito en esos momentos de inspiración que me gustaría tener siempre… y no siempre tengo.