El problema que tiene tomarse dos tintos de verano… es que te apetece un tercero, cuarto y quinto. Bentidos sean.