actimel

Clostridium difficile… y tan difficile. Yo soy un quejica de nacimiento y un hipocondriáco de cuidado… pero cuando algo me pasa de verdad… me pasa de verdad. Llevaba unos días con un dolor de oído tremendo y me estaba preocupando. Fui a ver a mi primo Joe Arlauckas a Urgencias cuando no podía más, y tras mirarme y mirarme me dijo algo de pérdida de brillo en el tímpano y no se qué eritomatoso. Yo me cago en Peneque. Eso seguro que lo pillé con el frío que pasé en Nueva York. Yo qué se.

Total, que el tratamiento es una semana de antibióticos y en ello ando… pero vaya tela, del oído estoy mejor… pero el resto, estoy para el arrastre. Y he leído que la jodida Clostridium difficile tiene gran parte de culpa, ya que es la culpable de destrozar la flora bacteriana del organismo y de dejarnos a todos los que tomamos antibióticos durante unos días totalmente hecho polvo.

Por lo tanto, ahora tengo que hacer dos tratamientos, uno para el dolor de oído y otro para los dolores que me provocan los antibióticos. Que se prepare el supermercado, voy a comprarme 100 actimel, 200 aquarius y 300 yougures bifídus. Ya está bien, hombre, ya está bien…