Hoy me crucé con un animal de estos, también llamados Audi Q5… y me enamoré… otra vez. Si bien tenía claro que cuando cambie el coche quiero un Audi A4… veo el Q5 y me derrito… pero… cuando me meto en el configurador de la web y veo que haga lo que haga no baja de 48.000 euros… me salgo del navegador… y me limito a seguir soñando con él. A día de hoy sigue siendo más barato soñar que comprarse ese coche.