semana santa, aborto, cofradiasCuando este blog nació, allá por Enero de 2005, recuerdo que pretendía reflejar aquí toda la actualidad que me llamara la atención. Pero con el tiempo llegué a la conclusión que eso no era un blog personal aunque diera mi punto de vista, y que el visitante no quería, en el rato libre que tenía al día, meterse aquí y ver mi opinión sobre las manifestaciones de los curas, sino leer cualquier tontería que hubiera hecho esa tarde.

Además, muchos blogs ya se iban a encargar de reflejar esa realidad, y cuando algo se repite tanto tantísimo en muchos blogs, desde mi jodido y humilde punto de vista, hace que tanto la información como el blog se conviertan en vulgares.

Y centrándonos en el tema en cuestión, quiero primero aclarar que respeto muchísimo a los cofrades que respetan a los demás. Hay gente que dedica muchas horas a su perro, otros a sus pájaros, otros a su coche… y hay gente que se tira todo un año manteniendo una cofradía. Hacen reuniones, jornadas… y cosas relacionadas con la semana santa y temas de la iglesia. Muy bien.

Hace un par de años os conté que cumplí 25 años como hermano de mi cofradía, e incluso, tras escribir El Prendimiento enamora mi calle, apareció en el boletín del XXV Aniversario porque a la Junta de Gobierno de la Hermandad le encantó. Lo escribí con el corazón en la mano, como siempre hago cuando se trata de esa hermandad de San Fernando a la que tanto respeto y a la que tanto aprecio. Pero una cosa no quita la otra y….

Ya incluso los pregoneros en lugar de hablar de que la Iglesia sea un instrumento para unir a los creyentes en estos tiempos duros de recesión económica, se dedican a criticar el matrimonio homosexual y la ley del aborto… y todo lo que huela a iniciativa socialista. Son debates ya cerrados, no hay que abrir heridas de nuevo y provocar desunión en los tiempos que corren. No hay necesidad. No es el papel de las cofradías, no es el papel de la semana santa, que recordemos se define como “la conmemoración anual en que el calendario cristiano conmemora la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret”.


La Iglesia patina cada día más. Un obispo tarado dijo hace poco que el genocidio nazi no existió. Yo si pudiera le escupía a ese cura y le llevaba a ver Auschwitz cuando pueda hacer ese viaje. Menudo sinvergüenza. Y cuando los ánimos se van calmando aparece el otro, al que llaman Papa, y dice que los preservativos aumentan el SIDA. A ese también lo llevaba yo a hospitales de África con gente terminal por esa enfermedad para que se diera cuenta de las barbaridades que dicen y las cosas que piensan.

Y ahora le toca al aborto. No a la ley de reforma del aborto, si no al aborto, algo que se aprobó hace más de 20 años y que parecía que todos habían superado. Ahora sólo se quiere mejorar la ley existente y adecuarlas al estilo de vida de la sociedad actual. Las cofradías han decidido llevar un lazo blanco como señal de protesta por este DERECHO del que se dispone para interrumpir VOLUNTARIAMENTE un embarazo. Una mujer que decide con su pareja sobre su propio cuerpo.

Ahora el problema es de Zapatero y del aborto. Qué pena de España cerrada de mente, qué pena de cofradías y qué pena de Iglesia. ¿Porqué no se ponen el lazo blanco como señal de protesta por los muertos en Palestina? ¿Eso no son vidas humanas? ¿Porqué no se pusieron los lazos blancos en protesta por la Guerra de Irak? ¿Tampoco lo son? ¿Porqué durante la época del gobierno del Partido Popular hubo más de medio millón de abortos y no salió ningún hipócrita de estos a decir nada?. ¿Seguimos poniendo ejemplos?.

Viven del dinero público y si la cosa ya de por sí está calentita, nos vienen a joder con tonterías de este estilo. Me parece increíble. Cada cofrade tiene su pensamiento, no se puede politizar un acto religioso, por favor, ¿dónde estamos llegando?. Parafraseando a Julio Anguita, “Las leyes son para todos… vuestras creencias son sólo vuestras”.

No están contra el aborto, no se confundan, están contra Zapatero. Todo sigue igual que en la época del Partido Popular y aquí se han callado y aquí no pasaba nada. Lo que antes se llamaba interrupción voluntaria del embarazo ahora se llama asesinato. Menudos sinvergüenzas.