melocotones Melocotones. Concretamente melocotones en almíbar. Los devoro. Salgo casi a lata por día. Eso exagerando, aunque sin exagerar hablamos al menos cuatro latas por semana… que pensándolo friamente son muchas latas.

Pero no os voy a rallar ahora con mi dulce obsesión con estos chiquitines, sino… con otro tipo de rallada habitual que tengo. ¿Los melotocones en almíbar los podemos considerar fruta?. Supongo que sí, no?. Hay alguna que otra persona de mi entorno que alguna vez me ha dicho… menos melocotones en almibar y más fruta, picha, a lo que yo me he quedado a cuadros y al final como siempre, termino comiéndome el coco. Y es cierto que ponen los melocotones y la piña en almíbar o en su jugo… en la misma calle ¡¡que los flanes del chino mandarín!!. Están compinchados… con lo mal que me llevo con ellos.

Yo en el trabajo en el almuerzo suelo comer fruta, pero por la noche en casa ya no tengo valor de ponerme otra vez a pelar fruta… ya es pedirme demasiado. Ya necesito momento lata, fríos… y vámonos que nos vamos.

Son sanos, no?. No me ralléis, por favor.