el niño con el pijama de rayas, pelicula, critica, fotos, trailer, videos

Hace tiempo que no hablo de cine, y principalmente es porque hacía tiempo que no veía películas que me hacían hablar de ella. En este caso, sin duda, El niño con el pijama de rayas no me ha dejado indiferente, y qué menos que hablaros de ella, después del trabajo que tuvo John Boyne escribiendo la novela y el que posteriormente han tenido adaptándola de manera fabulosa al cine.

Primero tengo que decir que fui al cine a regañadientes para ver esta película. Yo soy más de Matt Damon, de Daniel Craig, de Will Smith… porque con películas de ese estilo se disfruta de las capacidades técnicas del cine al 100%.

El niño con el pijama de rayas te pondrá igual los vellos de punta en tu casa que en el cine, y cada vez que pienso en ella se me pone un nudo en la garganta.

A pesar de que lo recomendable es ir al cine sin tener ni idea de la película, por si acaso dudas quiero trazarte el argumento aunque sea por encima. El protagonista absoluto de la película es Bruno, un niño de 8 años cuyo papá es un recién ascendido comandante que lo trasladan a Auschwitz. Da miedo sólo decir ese nombre.

Desde su ventana ve una granja con muchos granjeros que van en pijamas de rayas. Y claro, él, que vivía con su familia y rodeado de amigos, llega allí que se ve tan sólo, que su instinto explorador hace el resto.

Es una película dramática, horrorosamente dura, de las que marca, de las que sales del cine diciendo… qué lección me han dado… pero… no a todo el mundo le gusta ir al cine para sentir eso.

Dicen que Shmuel (el niño con pijama de rayas) huele a Oscar… y no me extraña. La película aporta a toda la barbarie nazi el punto de vista de dos niños que sólo quieren ser amigos.

Que les aproveche.