pablo garces

Bueno, estos días en los ratos libres he estado creando www.pablogarces.com, que antes era una web muy minimalista (por no decir básica). Ahora es una especie de portfolio que dicen los técnicos, un showcase que dicen los americanos… un catálogo de los trabajos realizados, en definitiva.

En los últimos meses he querido profesionalizar bastante más todos los trabajos realizados, y sin duda que mi propio punto com tuviera una imagen más que decente era importante. Es mi jodido currículum en vivo y en directo. Qué os voy a contar.

Casualidades (yo creo más en las causalidades) esta misma noche Fernando Muñoz me ha dedicado un artículo que se llama “¿Debería un SEO trabajar para si mismo?”. La verdad es que le agradezco las palabras, su seguimiento y también que me otorgue ese perfil de albañil de internet, que es el que me gusta.

No voy a congresos 2.0, no tengo cuenta de twitter, no utilizo Flickr, ni tuenti ni Facebook. No me interesa tumblr y tampoco Feedburner. No llevo camisetas frikis ni me gustan los productos de Apple.

Dije el otro día en la charla con periodistas que al igual que Joaquín Sabina se acuesta todas las noches dando gracias porque la gente compre sus discos yo me acuesto todas las noches agradeciendo las muchas visitas que tienen las páginas y el jodido cariño que todos me demuestran.

Tengo un draft desde hace muchos meses, que se llama los gurús de internet, a los que no soporto. Los que van dando lecciones. Los que se creen estrellas y también creen en los tops. Ya en su momento dejé 9 consejos para ser un buen blogger. Esa es mi jodida guía.

Como bien dice Fernando Muñoz, no voy a congreso de buscadores, de hecho no fui ni al último Evento Blog, a pesar de que Luis Rull y cía hacen un trabajo espléndido porque a veces hay un tufillo elitista alrededor de algunos miembros de la blogosfera que no me gusta.

Los pies en la tierra, siempre. El otro día, Miguel Gallardo, mi amigo, Director de Comunicación de la Federación Española de Baloncesto, dijo que mi blog era de los más importantes de la red. A mí mucha gente me dice eso, pero yo me río. Es cuestión de gustos, pero hay algo que sí creo que es muy cierto: la humildad abre puertas todos los días.

Disculpad el sermón, muchachos. Así empezó De la Morena