deporte, fama y vicioEsto no pretende ser un reportaje de esos geniales de El País donde se enumeran casos de deportistas que terminan mal.

Nada de eso. Pero llevamos unas semanas en los deportistas y los que no son deportistas son noticia por hechos lamentables.

Lo de Andrés Pajares roza el esperpento. Ya hablé una vez de él y no creo que merezca la pena hacerlo otra vez. Ya sabéis que fue a Antena 3 y dio un espectáculo lamentable y hace unos días entró en un bufete de abogados disfrazado, con una pistola de mentira…y golpeando al personal. Patético.

Jesús Rollán, el mítico portero de la Selección Española de Waterpolo, que lo ganó todo, terminó tirándose por un balcón con depresión, ahora Juanele, un jugador internacional y que jugó el Mundial de Estados Unidos ha sido ingresado por sobredosis de fármacos

Ronaldo no está en esas movidas pero sí monta un circo le crecen los enanos: está siendo acosado por unos travestis que quieren acabar con su fortuna. Su novia se plantea dejarle y Nike también. O eso dicen. Pf.

Mosley, el Director de la FIA dio un espectáculo patético con unas prostitutas en plan nazi… igual que un dirigente del PP de Mallorca, que acudía a locales de chicos gay con la tarjeta del gobierno.. con dos huevos… nunca mejor dicho.

Ser famoso y dejar de serlo. O ser famoso y no saber serlo. Debe ser chungo. Y eso que no hemos hablado de los ciclistas. Pantani, el Chava Jiménez, y tantos que siguen ahí luchando contra esa jodida enfermedad que te deja apoltronado y no siendo ni la sombra de lo que realmente se es.