natillas reina

Qué buenas están estas natillas, madre del amor hermoso. Tias buenas.

Aquí nacen los pecados capitales, que serán más de siete. Con el móvil en mano os voy a enseñar aquellas cosas que más me gustan, por cualquier sitio que voy. El primer pecado capital debió ser el Cabo de Roche.