4 motion

Como bien retratan los últimos anuncios de coches, las siglas pueden perder a más de uno. Si bien otro día abordaremos los términos más habituales, hoy vamos a centrarnos en uno de ellos 4Motion, distintivo de calidad de los coches Volkswagen.

Como yo me preguntaba lo mismo hasta hace no demasiado, os traigo la definición que hace la prensa especializada de motor, que lo explican de forma espléndida.

La tecnología de la tracción a las cuatro ruedas es particularmente eficaz en terreno de baja adherencia, ya sea en mojado, con hielo o con nieve. En esas circunstancias, la fuerza del motor se ajusta a las condiciones de la superficie y el par se distribuye de forma variable a cada una de las cuatro ruedas con el sistema 4Motion, lo que supone un incremento de seguridad y facilita la conducción.

El corazón del sistema 4Motion es un embrague multidisco sumergido en baño de aceite. Según la presión que ejerzan los discos y de forma inapreciable para el conductor, el embrague controla el par transferido a las ruedas traseras. Dependiendo de los coeficientes de fricción entre los discos es posible incluso llegar a transmitir todo el par al eje trasero.

Además, en esta segunda generación de la tracción 4Motion añade algunas ventajas interesantes, como la menor necesidad de mantenimiento, intervalos más amplios de revisiones e inferior nivel de ruidos, a lo que hay añadir la eficacia del embrague Haldex controlado electrónicamente.

SuperMotor

4 motion

La tracción total le da al Golf una cierta ventaja de tracción sobre suelo resbaladizo, no porque el coche sea más seguro, sino porque es más funcional. No por tener tracción total puede pasar mucho más rápido por curvas de suelo deslizante y es menos sensible al aquaplaning. La ventaja un tracción total es que en ocasiones puede avanzar cuando un tracción delantera o trasera deja de hacerlo. A diferencia de lo que ocurre con el León de tracción total con el mismo sistema , el Golf 4Motion no es más difícil de conducir que uno de tracción delantera.

Por tener tracción total, las prestaciones disminuyen y aumenta el consumo. La diferencia en aceleración no es muy grande; el consumo aumenta entre un 8 y un 17 por ciento, según el motor. La diferencia en precio entre un delantera con relación a un 4Motion puede ser 1.700€, según el tipo de impuesto que grave al coche (7 ó 13 por ciento).

Km 77

4 motion

Y ahora que nos han descrito a la perfección qué es 4Motion es hora de preguntarse ¿merece la pena?.

La inclusión del sistema 4Motion tiene una serie de pros y de contras, que el potencial comprador ha de evaluar antes de adquirir este Golf. El primer argumento en contra es el precio. Un Golf 4Motion cuesta 1.680 euros más que su equivalente en motorización y equipamiento con sólo dos ruedas motrices. El consumo es algo mayor, aunque las diferencias que ha obtenido nuestro Centro Técnico son marginales: 0,2 litros a los 100 km en la media ponderada. Otra razón que puede hacer que nos decantemos por un Golf sin tracción total es la merma que se produce en el espacio de carga del maletero. Éste, según nuestras mediciones, pierde 105 litros de capacidad, y se queda en 295 litros, una medida algo justa para un vehículo de estas características. Pierde ante todos sus rivales y sólo supera al Alfa 147, que tiene 280 litros de capacidad.

Por lo demás, el conjunto pesa algo más, aunque es una cifra mínima que no tiene apenas repercusión en las prestaciones del compacto alemán.

Pero no todos son peros. Hay aspectos que pueden hacer que nos decidamos por la tracción total. El primero de ellos es la mayor seguridad que otorga al conjunto, algo que se deja notar sobre todo a la hora de circular sobre terrenos resbaladizos o mojados. De esta manera, en muchos concesionarios, recomiendan optar por la tracción integral si se va a conducir regularmente por zonas del norte de la Península o regiones especialmente lluviosas. Nosotros no vamos a ser tan radicales, ya que creemos que la inclusión de cualquier elemento de seguridad es positiva y puede hacernos falta en algún momento, independientemente de la zona geográfica por la que nos movamos.

Aparte, se mejora el comportamiento en arrancadas o en aceleraciones a fondo. Con un tracción delantera, el enorme par que ofrece en el Golf el 2.0 TDI de 140 CV hace que en algunas ocasiones las ruedas patinen. Esto no ocurre con este 4Motion, en el que no se desperdicia ni una pizca de par. Finalmente, hay que citar que el depósito de combustible aumenta 5 litros, hasta alcanzar los 60, con lo que se ganan del orden de unos 80 km en autonomía, hasta alcanzar los 845 km.

Una vez analizado esto, volvemos a plantearnos la pregunta de si merece la pena optar por la tracción total o no. En nuestra opinión, si tenemos el dinero para adquirir este elemento, debemos agregarlo a nuestro Golf. Los 1.680 euros (menos de 300.000 de las extintas pesetas) extra que hay que desembolsar no nos parecen una cantidad tan prohibitiva para alguien que tiene la idea de gastarse cerca de 24.000 euros en un automóvil.

Terra Motor