basta ya

En la España donde cada vez nos cuesta más llenar el tanque de gasolina o comprarnos una casa, nuestros políticos no paran de molestarnos con la unidad nacional. Primero preocúpense de lo que realmente hace falta, y cuando las casas vuelvan a costar 7 millones, ponemos banderas de España por todos lados. Es más, las pondría hasta en mi azotea. Pero basta ya de incordiar. Basta ya de hacer un mundo de la lengua del país valenciano, del Archivo Histórico de Salamanca, de las Estatuas de Franco. ¡No nos dan de comer!.

Hablar de ETA es hablar de un tema muy sensible que ha afectado a casi la totalidad de la sociedad española de manera más o menos directa. Todos hemos lamentado los zarpazos de los que creen pueden conseguir la libertad empuñando un arma y no con la más poderosa, que es el diálogo, bajo el marco de la Constitución.

Cuando en 1998 el Gobierno de Aznar estableció contactos, parecía algo coherente. Por qué no dialogar?. Como días atrás aquí se comentó, ¿Qué mejor diálogo que aquel para intentar la paz?. ¿Por qué esa obsesión con “Ha hablado con ETA, quiere hablar con ETA?”. ¿Por qué se dedica a ese teatro un partido, como el Popular, que se metió en una Guerra donde sabía que no había razones, sólo dinero e intereses?.

A todo esto, ya para terminar, que me hierve la sangre (fría), algún día habrá que hablar de Francisco José Alcaraz, presidente de una Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que no tiene otra cosa, que en sus ratos libres, ser político. Nadie le ha elegido a usted como representante político, caballero, es usted un portavoz de una asociación contra el terrorismo y no contra el gobierno que está luchando para acabar con él. No lo olvide, a pesar de que su asociación la haya fundado la oposición.