motivos personales final asesino

Con lo tranquilo que estaba yo los martes escuchando a Carlos Llamas…, hasta que apareció el anuncio de Telecinco a bombo y platillo, como siempre, de una serie que prometía emociones fuertes, e intrigas, Motivos Personales.

Jamás pensé que me impactaría tanto. Durante muchas semanas me decía a mí mismo…, “no, no la veas, que vas a terminar peor de lo que estás”. Pero como parecía que “el asesino” iba a aparecer en cualquier momento…en fin, tomaba mi dosis semanal. Personas de mi entorno me decían siempre “es mucho jaleo para esas horas”, “calentarse tanto la cabeza a esas horas es malo”.

Entre laboratorios, sueros envenenados, accidentes, asesinatos, suicidos, familias rotas, vidas destrozadas, envidias, celos, corrupción…, pf. ¿Vida real?. Claro, la vida está llena de todos esos elementos. Pero prefiero escuchar a Fiti diciendo eso de “Haces como el avestruz, que pones la cabeza entre la espada y la pared” en Los Serrano antes que esto.

Evidentemente la audiencia de esta serie no es la misma que la de Los Serrano, cuya media de edad es ostensiblemente más baja. Motivos Personales de hecho no tiene personajes menores de 24 años, y los más jóvenes son universitarios y/o trabajadores. El lenguaje que utiliza, por otra parte, y la profundidad de los temas que trata hace hincapié en pensamiento. Es decir, no esperemos un disco de Lydia Bosch al estilo Santa Justa Klan.

Telecinco ha hecho negocio, una vez más, con los SMS, sorteando 30.000�‚ si acertabas el nombre del asesino. Los mismos actores declararon: “cuando entrabas a grabar no sabías si te iban a matar o a meter en la cárcel”. Yo creo que ellos también se han quedado cogidos como yo. Qué tensión. Prepárate, Carlos Llamas, vuelvo al redil.