retirada estatua de franco madrid

María Teresa Fernández de la Vega celebraba anoche un homenaje a Santiago Carrillo, con destacadas personalidades. (Entre ellas, Joaquín Sabina y Victor Manuel, que cantaron Libertad).

Parece ser que ahí fue donde se fraguó la gran decisión de retirar la última estatua del dictador, situada en la Plaza de San Juan de la Cruz, donde no pudieron resistirse a acudir numerosos seguidores del susodicho, a gritar, que ya son ganas, Viva España y Viva Franco a esas horas de la madrugada.

En definitiva, el camión se llevó al otrora poderoso, y desde entonces, dicen que las flores de los alrededores emanan un dulce olor a democracia.

Y lo que hubiera dado yo por conducir ese camión, y darle con el soplete…