encimera campana

Y sí. La cocina.

La jodida cocina ya está lista.

El fregadero, con su grifo (me lo regalaron, qué detalle), con sus platos recién fregados. Su encimera, su vitrocerámica, su campana, sus muebles con sus cosas dentro…

Ahora es cuando me pregunto ¿cómo puedo haberme gastado en esto 7.000 euros?.

Decidme al menos que os gusta, que 7.000 euros en otra cosa para la casa habrían cundido para mucho más, no sé por qué son tan caras las cocinas. Mirad cómo era la cocina antes de cambiarla.

Señores, están invitados. La nueva cocina ya está en marcha, gracias por la paciencia que han tenido desde que empezamos. Y tenía tan mala pinta