farolitos

Cuando llegué a la casa los farolitos que habían eran muy en plan Atapuerca… parecía que las bombillas se molestaban por que las encendieras.. eso no iluminaba nada nada… nada. Los farolitos tenían más años que ojú y yo pensaba que eso era muy complicado de cambiar, aunque el genial Tito Jose cambió el primero, el que está en el porche. Vi que eso quitar los cables, empalmar los otros bien y con cuidadito, y ya está.

farolitos Así que nos animamos y nos fuimos al Eroski más cercano y compramos unos focos que cuando los colocamos la casa parecía una prisión. Eran de 500 wattios, una cosa horrorosa, más que nada por que si encendías los 4 de la casa y ponías el microondas saltaban los plomillos. ¡Normal!. Fijaros cómo iluminaban esos focos en plena noche.

Con el paso del tiempo y aunque a Tito Jose no le hacía demasiada gracia, decidí que tenía que cambiar los farolitos por que eso era demasiada luz. Fue entonces cuando descubrí estos que ves ahí. Tan pequeños, tan monos, tan buenos en relación calidad-precio (cada uno cuesta 6€ en Leroy Merlín).

Yo cambié tres de la casa, y el otro día y en una mañana mi primo Joe Arlauckas puso los otros tres en la parte de atrás, sacándolos de una sola toma de electricidad. Él dijo “necesito una ficha de empalmes y una caja de empalmes”, y yo los compré y ví cómo lo hizo en un plis plas. Yo hice los boquetes con el taladro, ojo, y después he puesto bien el cable por la cornisa de la casa… ;)

Ahora da gusto por que con bombillas de bajo consumo (75w que consumen 15w) tienes iluminado todo y gastando nada y menos.

Joe, todavía nos quedan al menos un par por poner, a ver si la semana que viene le metemos mano. Joe es como el Señor Lobo.