facturas pendientesLa ley dice que, en alta o cambio de titular en los suministros de agua, luz, gas y teléfono… si la vivienda es de segunda mano y el vendedor en el momento de la compra tiene los suministros en funcionamiento y al corriente de pago bastará con cursar un cambio de nombre y aportar los datos de domiciliación bancaria. Hay compañías que no cobran nada por este trámite. En ocasiones bastará con comunicar simplemente los nuevos datos bancarios donde cargar las facturas, permitiéndose conservar la póliza a nombre del anterior propietario y ahorrándose los costes que supone una nueva alta.

En cualquier caso, es necesario que el anterior titular no tenga deudas de consumos con compañías suministradoras. Si las tuviera, el comprador tiene 2 opciones, o bien hacerse cargo de los importes adeudados y cambiar sólo los datos bancarios o bien dar de alta un nuevo contrato a su nombre. Se trata de comparar la cantidad adeudada por el vendedor con el coste de una nueva alta o el cambio de nombre y decidir qué es más beneficioso.

Siempre es recomendable al comprar un piso de segunda mano que el vendedor te entregue los últimos recibos de luz, agua, gas, comunidad… y que estén pagados.

También podemos solicitar la baja de contador y una alta de nuevo contador, deberemos presentar las escrituras de la casa así como el boletín correspondiente de agua, luz o gas, realizado por un instalador. Deberemos hacernos cargo del coste del nuevo contador, siempre que esto sea más económico que la deuda que ha dejado el anterior propietario.

En caso de deudas… hoy en día ya van a nombre de la persona que tenía el contrato y no en contra de la finca.