pergola

Ya está. Ya está de verdad. Ya hemos hecho todo. Incluso la base de los pilares, que la hicimos al igual que los arriates y las fuentes en su momento. Ladrillos rústicos, y pa arriba. Lo rematamos con azulejos del mismo tono, y la primera mano de pintura, blanca, a la espera de tener ganas de pintar de otro color. Seguramente albero.

Así que estamos esperando las vigas. Unas vigas que precisamente no vienen caídas del cielo, sino que sin duda es la pieza más cara de la pérgola. 2 vigas madre de 5 metros y 8 vigas de 4.80 metros. Cuando le pregunté a Tito Jose si iban a pesar mucho y si entre los dos íbamos a poder subirlas… ¿sabéis que me contestó?. Me dijo que podía subirlo con su miembro él sólo. Jajaja, qué animal!!.