poto

Qué alegría dan los potos en las casas y qué fácil crecen. Ahí está, en otra tinaja, a las que le estoy cogiendo el gusto. Éste es uno de los lados del salón que apenas he enseñado, no sé por qué. Ahí es donde estaba antes la chimenea. Ahora hasta tiene un enchufe, cómo no, obra de mi primo Joe.