cambiar persiana

Si en algo coincidieron los dos albañiles a los que pedí presupuesto era en que la persiana había que cambiarla. Me recomendaban ponerla de las modernas de aluminio o PVC. Cuando estuviera todo alicatado, decían, el tambor se iba a ver feo, la madera antigua comparado con todo lo nuevo que se iba a poner.

Tenían razón, así que había que quitar la persiana, y el hueco llenarlo con cargueros, al más puro estilo del que hicimos artesanalmente Tito Jose y yo en su momento.