Si te estás preguntando qué es mejor, si un termo eléctrico o un calentador de butano, debes valorar el espacio del que dispones, las salidas de gases que dispones y si estás dispuest@ a pagar algo más de recibo de luz a cambio de la comodidad de jamás cargar con una botella de butano de nuevo. La comidad, limpieza y seguridad del termo eléctrico se paga en la factura de la luz.