alicatar cocina

No sabéis la alegría que daba ver la cocina así cuando hacía apenas unas horas la había visto en un estado lamentable.

Unos albañiles de pura cepa, padre e hijo, con su Canal Fiesta Radio en la radio, limpios y buenos. Lo mejor es que a Valdano le llamaban Ronaldo, Rivaldo.. no se terminaban de aprender el nombre.

Lo importante era que cada vez quedaba menos. Ahora sólo faltaba la lechada.